Pastore-Valdivia, la rebelión de los secundarios – Copa America

“Perder la paciencia es perder la batalla”, publicó Javier Pastore en su cuenta de Instagram hace unos meses y es indudable que tomó la máxima de Mahatma Gandhi como guía: su presente brillante en la selección argentina que jugará la final de la Copa América 2015 ante Chile es justamente hijo de la virtud de no desesperar cuando no confiaban en él.

La paciencia también suele ponderarla Jorge Valdivia, el talento que no perdió los nervios pese a sus constantes problemas físicos y que el sábado puede convertirse nada menos que en el primer 10 chileno de la historia en ganar un trofeo de mayores. Los dos, Pastore y Valdivia, el Flaco y el Mago, ven hoy los frutos del saber esperar: cada uno con sus matices, llegaron al torneo como teóricos actores secundarios de Messi, Alexis, Agüero o Vidal, pero se rebelaron. El encuentro decisivo los espera en el rol protagónico que supieron ganarse en estos cinco partidos.

La pausa del socio de Messi

“Este partido es el más importante de mi carrera”, dijo Pastore, el socio que Gerardo Martino imaginó para Messi ni bien asumió como seleccionador argentino. Su fútbol pausado es la mejor muestra del cambio de estilo de la subcampeona del mundo tras Brasil 2014. Durante su ciclo, Alejandro Sabella tuvo éxito con el turbo de Messi y Di María en las eliminatorias y, a partir de octavos de final de la última Copa Mundial de la FIFA™, con un esquema más conservador. Ni en uno ni en otro dibujo hubo lugar para él.

Pero el Tata confió en su talento más que nadie desde que Maradona lo convirtiera con 21 años en el jugador argentino más joven en asistir a Sudáfrica 2010: hasta mediados de 2014, Pastore había sido titular en cuatro de sus 13 partidos jugados con la Albiceleste. Desde octubre del año pasado, disputó 11 encuentros. En nueve de ellos estuvo desde el inicio.

“Lo que nosotros le reclamamos a Javier es encontrar la espalda de los rivales, el lugar justo del último pase”, explicó el técnico. En la Copa América tiene una sola asistencia –y un gol, ambos en la semi contra Paraguay, su mejor partido- pero, sea como enganche o interior por la derecha, su poder de asociación ha sido clave para que Argentina construyese superioridad. También para encontrar y oxigenar a Messi: Lionel es el compañero que recibió más pases del Flaco en todo el torneo, 49. El segundo, Mascherano, recibió casi la mitad: 25.

Mago también en resistencia

No es casual que los dos jugadores del FC Barcelona sean los que más veces recibieron la pelota de todos los que pasaron por el certamen. Tampoco lo es que el tercero de la lista general, con 292 pases recibidos, sea Valdivia. El enlace chileno es el faro de La Roja, el que la hace jugar a su ritmo y ojo. “Es un jugador que tiene una gran lectura de juego, que lee muy bien los ataques”, lo elogia Jorge Sampaoli. Tan bien lo hace que es el máximo asistidor de la Copa junto a Messi. Los dos tienen tres pases de gol.

“Lo más importante para volver a la selección es estar bien físicamente”, dijo el nuevo jugador del Al Wahda de Emiratos Árabes Unidos. Era noviembre de 2014 y había decidido ponerse de nuevo a disposición de Sampaoli. Había renunciado a ser nuevamente convocado al terminar Brasil 2014, pero este tercer regreso al equipo nacional era muy diferente a los dos anteriores. En 2009 y en 2013 volvió porque se le levantaron sendas sanciones que pesaban sobre él por haber protagonizado hechos de indisciplina.

Con 32 años, pese a los problemas musculares con los que inició 2015, logró la preparación física que necesitaba para poder ser importante en un equipo que es pura intensidad. “Debe tener una presión constante, algo que este equipo no negocia”, avisó Sampaoli. Valdivia cumplió: tiene el aguante para apretar si es necesario cuando no la tiene Chile y para encontrar las zonas débiles del rival cuando la pelota está en los pies de los de rojo. Su frescura mental para encontrar a Mauricio Isla en el 1-0 a Uruguay en cuartos demuestra que puede pensar sin cansancio pese a estar en el minuto 81.

No muchos en Chile confiaban en que lo lograría, así como en Argentina el blanco más fácil era Pastore, pero tras cinco partidos y pase lo que pase en la final, los dos ya ganaron su batalla.

via Pastore-Valdivia, la rebelión de los secundarios – FIFA.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *