Francia hace los deberes (3-1) – Eliminatorias

Francia logró una victoria abultada contra Georgia por 3-1 que, gracias al empate de España con Estonia, le permite ser líder en solitario del grupo I de las eliminatorias europeas para Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, a cuatro días de medirse ante los campeones del mundo en París.

El mejor jugador del partido, Mathieu Valbuena, dio a Olivier Giriud el primer tanto en el descuento del primer tiempo y marcó el segundo nada más comenzar el segundo, dos goles que taparon una mediocre prestación francesa hasta ese momento, cuando se habían mostrado impotentes frente a la defensa georgiana con un equipo muy renovado, en el que Didier Deschamps hizo debutar al defensa Raphael Varane (Real Madrid) y al centrocampista Paul Progba (Juventus).

Para dar más mordiente ofensivo a su equipo, el seleccionador galo alineó a dos atacantes, Olivier Giroud y Karim Benzema, lo que le obligó a cambiar su sistema de juego, tradicionalmente con un único punta.

Con dos puntas pero sin mordiente

Pero Francia no fue un equipo particularmente ofensivo. Incluso los visitantes se dieron el lujo de disponer de dos claras ocasiones de gol en la primera mitad, dos sustos que acallaron las entusiastas voces del Stade de France y que hicieron temblar la confianza de los galos.

Al no marcarlas, Georgia acabó sucumbiendo al talento de Valbuena. Dos zarpazos suyos aclararon la visión de una Francia ciega, que una y otra vez se había estrellado contra el muro defensivo georgiano, que no supo superar, faltos los “bleus” de claridad y de un sistema eficaz de ataque.

Y con un Karim Benzema que parece negado a marcar con la camiseta de la selección, con la que acumula ya 930 minutos sin lograr un gol. Dispuso de dos buenas ocasiones, pero el madridista las resolvió de forma demasiado inocente, sin el instinto asesino que demostraba en la pasada temporada, y escuchó algunos silbidos de la grada por su falta de acierto.

Georgia se estiró y Amisulashvili, entre Sakho y Varane, sacó un cabezazo que obligó a Lloris a estirarse cuando peor estaba jugando Francia. Unos minutos más tarde fue Kobakhidze quien, de disparo desde el borde del área, obligó al capitán francés a mostrar su calidad.

El aporte decisivo de Valbuena

Aunque Francia siguió intentándolo, la defensa georgiana se mantenía firme. Incapaces de superarla en el juego, los franceses se fiaron al balón parado. Valbuena provocó una falta en el borde del área que él mismo se encargó de sacar para que Giroud, libre de marca, lograra el tanto de cabeza. El tiempo reglamentario ya se había agotado y el gol atenuó la ansiedad que comenzaba a sentirse en el equipo francés.

Nada más comenzar la segunda mitad, el dinámico jugador del Marsella recibió un balón de Ribéry en el borde del área y lo instaló en la escuadra visitante. Francia capeó lo que restaba del partido y el propio Ribéry acrecentó el marcador en una jugada personal en la que supo romper una defensa georgiana que para entonces había perdido buena parte de su solidez.

Cuando la victoria parecía lograda, Francia se relajó y comenzó a pensar en el partido del martes contra España. Deschamps retiró a Matuidi, Valbuena y Ribéry, sus hombres más valiosos en el encuentro y el nivel decayó.

Kovakhidze, el mejor de su equipo, aprovechó el descenso de la presión para marcar, en un descuido defensivo de Varane, el tanto del honor georgiano.

vía Francia hace los deberes (3-1) – FIFA.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *