Una igualdad con sabor a nada (1-1) – Eliminatorias

Uruguay acentuó su crisis de juego y resultados al no pasar del empate a un gol con Paraguay, resultado que sólo sirvió para complicar su situación en las eliminatorias sudamericanas para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ ante un equipo como el paraguayo que es colista con ocho puntos.

Con el empate a un tanto, Uruguay marcha momentáneamente cuarto en la clasificación, con trece enteros, a expensas de lo que hagan sus rivales directos: Chile, contra el que jugará en Santiago el próximo martes, y Venezuela, que juega ahora con Argentina, con lo que podría terminar la jornada en sexta posición.

Peor aún que eso es la acumulación de malos resultados. Uruguay ha logrado solo dos de los últimos quince puntos disputados en las eliminatorias.

Un gol de Luis Suárez en el minuto 81 abrió esperanzas en el cuadro celeste, que fueron aniquiladas apenas cuatro minutos después por Édgar Benítez, que aprovechó muy bien un error de la zaga local para anotar la paridad.

Para Paraguay, el empate tampoco sirvió de mucho, ya que lo deja en último lugar de la clasificación y con la práctica necesidad de ganar todos los encuentros que le restan para soñar siquiera con la clasificación.

Como muchos habían previsto antes del encuentro, el partido fue muy trabado.

Dificultades para crear juego

Las continuas faltas impidieron los tímidos intentos uruguayos por poner la pelota en el suelo y buscar la espalda de la defensa visitante aprovechando la buena dirección de juego de Nicolás Lodeiro, el mejor del partido.

Con sufrimiento y poco a poco los locales establecieron un tenue dominio que sin embargo no fructificó.

Paraguay, replegado, aún supo amenazar el arco uruguayo cuando se decidió a ir al ataque.

La entrada de Edinson Cavani al inicio de la segunda mitad abrió más la cancha y permitió a los uruguayos ejercer una mayor presión sobre Paraguay, volcando el juego sobre el arco de Diego Barreto.

Pero por muchos minutos, Uruguay fue incapaz de quebrar la defensa visitante y la ansiedad comenzó a cobrar su factura en un equipo que, salvo un gran disparo de Lodeiro a media distancia, fue incapaz de crear claras ocasiones de gol.

Y entonces apareció Suárez, que al fin supo culminar con un remate preciso a gol el dominio local sobre el arco paraguayo (m.81).

Pero la alegría uruguaya duró muy poco. Cuando todos saboreaban el triunfo y los tres puntos de la tranquilidad, un clamoroso error de la defensa local dejó a Benítez solo ante Muslera para que el empate, y con él todos los miedos del equipo uruguayo, quedaran al descubierto.

vía Una igualdad con sabor a nada (1-1) – FIFA.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *