Barcelona: Messi y el cariño perdido – Liga BBVA

No es fácil entender los motivos por los que Messi lanzó un serio aviso a la Directiva al no vincular su futuro con el Barcelona más allá de esta temporada. El futbolista vive en una ciudad que le encanta, tiene un contrato que le garantiza una ficha de casi 250 millones de euros en los próximos cinco años y está en un club donde ha ganado todo lo posible.

Llegados a este punto, lo que le molesta a Leo son algunos detalles. Y la suma de todos ellos derivan en que no se sienta feliz en Can Barça y haga unas declaraciones como la realizadas a Olé el pasado lunes. Uno de estos detalles es que el Barcelona no ha realizado ninguna campaña a su favor para que gane el Balón de Oro. Algo que para alguno puede ser una nimiedad, para el futbolista no lo es. Y más cuando ve cómo el Real Madrid se desvive con Cristiano Ronaldo. Ayer, sin ir más lejos, uno de sus compañeros decía que sería una vergüenza si el portugués no ganaba el Balón de Oro. Messi sabe que ganar este año dicho galardón es muy complicado. Pero también entiende que en el pasado Mundial a Cristiano lo eliminaron en la primera ronda, mientras que él acabó finalista. Por ello, merecía algún apoyo por parte del club.

Messi sostiene que merece un mejor trato después del contrato que firmó el pasado verano. Es cierto que cobra mucho dinero, pero también considera que él ha dado mucho al club en el tema de los derechos de imagen.

Messi ha permitido que la entidad pueda disponer de su imagen en solitario para ciertos patrocinios. Esta opción, que no existía en el contrato anterior, ha supuesto que el Barcelona pueda captar a más patrocinadores. Y lo esté rentabilizando. Uno de esos contratos fue el que firmó con Gillette cuya presentación consistió en un acto con la presencia del futbolista.

Este es un detalle más en su distanciamiento con el club. No es el único y este diario lo explicaba en su edición del martes. El agravio comparativo por parte de Hacienda es evidente. No entiende que sus problemas con el fisco hayan derivado en un show mediático en el que se le considere un delincuente, mientras que con otros jugadores se esté pactando en secreto y sin ruido. No haber traído a los jugadores que le prometieron en verano, la falta de defensa del club ante las críticas o alguna situación contractual de alguno de sus amigos, son asuntos que también están minando la relación.

Mimos para Leo

A Messi, ya desde la temporada anterior, le ronda la idea de dejar el Barcelona. Es algo muy complicado porque la operación se sale de mercado, pero no se puede descartar que se canse del todo y pida irse. Ahora todos echan balones fuera y aseguran que aquí no pasa nada: la familia, el club, Mascherano… Pero la realidad es que Leo no se siente respaldado por el club como él desearía.

vía Barcelona: Messi y el cariño perdido – MARCA.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *