Desde 2010, hablar de un Mundial en España es hablar de Iniesta y Casillas. Con Andrés hablamos el pasado miércoles y hoy MARCA charla con Iker, el Santo que nos dio media Copa del Mundo con su arsenal de paradas, con el mano a mano a Robben como imagen icónica de un país que jamás había celebrado una parada como un gol. “Fue suerte”, dice Iker, rememorando aquel Mundial. Para este de Qatar, desde la barrera, no ve a España tan favorita como Brasil o Francia, pero sueña…

Pregunta. Iker, en otro Mundial… pero ahora de otra manera.

Respuesta. Sí, de otra manera. Ahora como aficionado, comentarista, como FIFA Legend… Pero estoy muy contento porque me gusta el fútbol y me encantan estos eventos. Los he vivido como telespectador cuando era niño, como futbolista hace unos años y ahora disfruto otra vez desde fuera.

P. ¿Tiene morriña de no estar en el terreno de juego?

R. Sí y no. Sí porque lo que se vive dentro es muy emocionante y jugar un Mundial es algo maravilloso, pero también es verdad que como ya he tenido esa experiencia y sé lo que hay… No hay que ser egoísta y que disfruten otros.

P. Que se pongan nerviosos otros, ¿no?

R. Exacto, yo ya tuve bastante.

P. Cuándo ves el guante de oro a tu lado, ¿qué es lo primero que te viene a la cabeza?

R. Me viene a la cabeza el trabajo bien hecho, que fue cuando ganamos el Mundial de Sudáfrica. Eso quiere decir que si alguien ha conseguido un trofeo tan emblemático en un Mundial es porque también ha ganado la Copa del Mundo.

P. No encajó ni un gol desde la primera fase…

R. Para mí fue el Mundial perfecto, en todos los sentidos. Y más si tenemos en cuenta cómo empezamos. Y además es que éramos los favoritos cuando no habíamos conseguido nunca una estrella, pero ya llevábamos dos años jugando al fútbol a un nivel increíble. Las circunstancias que vivimos allí en Sudáfrica fueron muy bonitas.

P. Le preguntábamos a Iniesta el miércoles que nos definiera con una palabra su gol a Holanda. ¿Cómo describe usted su parada a Robben?

R. Suerte.

P. ¿Suerte?

R. Sí, estoy convencido de que esa jugada la vivimos Robben y yo diez veces y es posible que me marque gol en nueve. Ese día por la situación, por la circunstancia o porque alguien quiso que fuese así, me dio en el pie y la pelota se fue fuera.

P. Nosotros siempre hablamos de esa parada, pero para usted, ¿cuál fue más importante? ¿La de Robben o el penalti a Cardozo en cuartos?

R. Pues mira… Le doy más importancia… No sé, a ver. La de final tiene mucha trascendencia porque era el último, obvio. Pero contra Paraguay no estábamos haciendo un buen partido, no estábamos leyendo bien el partido. Paraguay estaba jugando muy fuerte y estábamos un poco perdidos. Si nos meten ese gol en el 60′ no sé lo que hubiera pasado, si nos hubiésemos vuelto locos, si habríamos entrado en el juego de Paraguay… En ese momento podríamos haber perdido los papeles.

Ya puedes escuchar el segundo episodio:

P. Le pregunto ahora por esta selección. Lo primero, Gayà. ¿Se pone en su piel y qué se imagina?

R. Es una situación tremenda, tiene que estar jodido, porque es así la palabra. Pero es lo que tiene el fútbol, cosas buenas y malas. Si le preguntas a Balde ahora te va a decir que es maravilloso todo. El jugador tiene que convivir con esa posibilidad.

P. ¿Como capitán cómo habría gestionado con el vestuario un caso así?

R. Lo que tiene que hacer es recuperarse y pensar en uno mismo, porque tiene carrera por delante y tras el Mundial la vida sigue y tiene que competir. A veces no vemos más allá y pensamos solo en el momento, pero ahora tiene que recuperarse y pensar en la temporada.

P. ¿Cómo ve a la selección? ¿La imagina poniendo otra estrella en la camiseta?

R. Yo es lo que digo, y no lo digo para mal. No la considero una favorita como Francia, Brasil o Argentina. Sobre todo a Brasil y Francia las veo más consolidadas, pero España puede plantarse perfectamente en semifinales y a partir de ahí por qué no va a ganar el Mundial. Sobre todo por los cambios que se han ido produciendo estos años. Luis Enrique ha hecho un cambio generacional y eso no es fácil. Y lo ha conseguido, le ha dado buen resultado. Estarás de acuerdo o no con la gente que ha llevado, pero ha llevado a España a las semifinales de la Euro, a una final de la Nations League y a la final four de otra. Los resultados son positivos.

P. Como portero, ¿qué consejo le daría a Unai antes de un Mundial?

R. Que hay que estar muy concentrado, que hay que estar todo el tiempo metido y con la capacidad para responder. Unai, David o Roberto. Parece que Unai parte con ventaja, pero tiene que transmitir al resto madurez y tranquilidad para que cuando el equipo mire atrás perciba que puede estar tranquilo.

P. ¿Qué es lo que más le gustaba de las concentraciones?

R. Me encantaba ver todos los partidos, los veíamos casi todos. Eso era bueno porque te empapabas de fútbol y además ya ibas viendo y analizando rivales. Tienes que ser humilde y pensar en quién te puede tocar.

P. ¿Pero los veían en plan análisis y no de cachondeo con el grupo?

R. A ver, había de todo, pero es verdad que los veías muy atento, porque nos encanta el futbol y el que lo ha vivido lo disfruta. Pensábamos en el día a día, siendo humilde, pero mirabas también al futuro pensando en lo que podía venir en octavos o cuartos. Eso es meterte dentro de una competición.

P. Decía ayer Luis Enrique, en su streaming, que por cierto, no sé si lo viste…

R. Sí, a mí me encanta, y creo que se ha adaptado muy bien a los tiempos de ahora y todos tenemos que adaptarnos. Tenemos que formar parte de toda esta revolución tecnológica para no quedarnos atrás. Me parece muy bien lo que hace.

P. Usted también está muy activo en las redes sociales.

R. Sí, bueno… Pero a mí me va costando más [risas], pero me suelto.

P. Retomo la pregunta de antes. Decía Luis Enrique en el streaming que ellos tienen una porra con la selección. ¿Ustedes también tenían la suya?

R. Sí, sí, también. Yo era muy flojete. La ganaban siempre los más estudiosos que son, casualmente, los que luego han sido entrenadores. Xavi, Xabi Alonso… También Pepe Reina… Yo ponía los resultados que creía, pero luego sucedía todo lo contrario.

P. ¿El camino de ser entrenador lo tiene descartado al cien por cien?

R. Sí, sí, nada, nada. Eso no quiere decir que algún día no quiera sacarme el título de entrenador, pero no es lo que me convence o me motiva. Para ser entrenador tienes que valer y mucho y yo no creo que tenga paciencia.

P. ¿Por qué final apostaría para este Mundial?

R. Ojalá fuese un España-Francia o España-Brasil… Si España llegara a las semifinales ya estaría feliz, pero si llega a la final, mejor. Venga, España-Francia.

P. ¿Quién cree que va a ser el mejor portero?

R. Ojalá algún portero nuestro, que querría decir que España ha llegado lejos. Si tengo que analizarlo bien… Están Neuer, Courtois, Alisson, Lloris… Hay buenos porteros.

P. ¿La bota de oro?

R. Es muy difícil. Por la racha que llevaba te diría que Benzema, pero con la lesión de ahora… A ver qué pasa. Y luego te sale Neymar y la puede liar. O Messi. ¡O Cristiano! Parece que Cristiano ha venido al Mundial de invitado y la gente no cuenta con él por todas las movidas que tiene en el Manchester United, pero…

P. ¿Usted cuenta con Cristiano?

R. Yo sí. La gente cuando habla de Cris olvida lo que ha hecho. Vamos, no olvida, poque sabe lo que ha hecho. Pero ya lo quisiera yo siempre en mi equipo. Cristiano aún tiene cuerda para jugar al más alto nivel.

P. De los delanteros de nueva generación, ¿a quién le habría gustado enfrentarse?

R. Me han faltado solo Mbappé y Haaland, creo. Vinicius no. Me hubiese gustado jugar contra ellos, sí.

P. Con Courtois ha vuelto a salir el debate del Balón de Oro para los porteros…

R. Yo lo siento mucho, pero no creo en ello. No se le da importancia al portero y ha habido momentos en los que algunos compañeros han merecido ese Balón de Oro. Ahora se ha creado el premio Yashin, pero tenías que haberlo hecho mucho antes.

P. ¿Va a ir a ver a los jugadores?

R. N creo, no creo. Los jugadores además quieren estar tranquilos.

P. ¡Pero usted es Casillas!

R. [Risas] Ya… A ver, si en mi época vienen Arconada o Gordillo yo habría estado encantado, pero al final el míster tiene sus charlas, sus momentos, su agenda y hay que dejarlos a ellos tranquilos.

P. ¿Le siguen llamando Santo por la calle?

R. Sí, sí. La gente te sigue viendo, pidiendo fotos… Nuestra generación nunca va a dejar de estar con la gente, porque lo que hicimos marcó a mucha gente.

Visit source site

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.