“En este Mundial, estaré allá. Y me veo decidiendo partidos para Brasil. Solo espero que este sueño que estoy viviendo dure para siempre. No quiero acostumbrarme jamás. Por favor, que nadie me despierte.” Así cierra una largísima y extensa carta firmada por Rodrygo Goes que el diario The Players Tribune ha publicado en su web.

En ella, por medio de las voces del jugador, su padre Eric y su entrenador Luciano Santos de las categorías inferiores del Santos, relatan la carrera del madridista desde su nacimiento, pasando por su fichaje por el Santos, su incorporación al Real Madrid, el triunfo en su pasada Champions y su convocatoria con la selección brasileña para el Mundial de Qatar 2022.

Su nacimiento

El que nace al final del año tiene menos posibilidades de éxito. Así que mi padre tuvo que meterse en la escena. Ya estaba a punto de nacer cuando él dijo a mi madre: “¡AGUANTA EL NIÑO ESE AHÍ ADENTRO!”.”

Niñez

Me repetía las mismas cosas: “Voy a jugar por la Selección Brasileña”. Corría por la casa con una camisa falsa de Brasil y el peinado mohawk de Neymar. “Voy a jugar por el Real Madrid”. Cuando cumplí 10 años, el tema de mi fiesta fue ‘Rodrygo Real Madrid’. “Voy a ser campeón de la Champions League”. El ápice de las competiciones de clubs. “Voy a disputar un Mundial”.”

Dificultades en el Santos

“Necesitaba llegar a Santos a las 7 de la mañana. ¿Entonces sabes que hacía mi madre? A las 4 de la mañana, mientras yo todavía dormía, ella me cambiaba. (…) Después, me cargaba hasta el coche, donde me acostaba en el asiento trasero y apoyaba mi cabeza en una almohada. Mi tío me llevaba a Santos. En el camino, yo me despertaba y comía en el coche. Después del entrenamiento, volvía a Osasco por el cole. Y después jugaba futsal en el São Paulo. No os voy a mentir: era j***damente difícil.”

El gol ante el Manchester City

“Cuando hice el 1-1, faltaban 40 segundos para el fin del tiempo normal. Entonces subió el tablero de tiempo añadido: ¡SEIS MINUTOS! El Bernabéu se incendió. Segundos después, Dani estaba posicionando el cuerpo para cruzar, y yo había entrado muy temprano en el área. Un defensor me empujó hacia afuera, entonces solo necesité correr por detrás de él. Dani cruzó…

Puedes leer la carta íntegra aquí.

Visit source site

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.