James Rodríguez es el jugador más querido de la selección sub 20 de Colombia – #Mundial Sub 20

Espndeportes.com

CARTAGENA — Hay quienes dicen que para ser ídolo se necesita mucho más que talento. Afirman que para llegar al corazón de la gente es necesario tener algo más.

 

Algo que algunos llaman carisma, otros angel y otros no le dan un nombre y dicen que es algo que se transmite. Lo cierto es que muchos futbolistas han tenido gran éxito deportivo pero no el amor incondicional de sus hinchas, mientras que otros quizás no ganaron tanto pero sí fueron y son amados con locura. Ésos son los “jugadores del pueblo”.

Intentar realizar una encuesta acerca del jugador más querido de la Selección colombiana sub 20 hoy es una tarea harto difícil en este país. Porque todos los colombianos aman a todo el plantel, sin excepción. Habrá diferencias de gustos, pero la respuesta común ante la pregunta ¿Cuál es tu futbolista favorito? es “Todos”. La expectativa y la pasión que generó y genera este conjunto juvenil sobrepasó lo esperado. El país entero está pendiente de sus “pelaos” y por eso nadie quiere discriminar y elegir a sólo uno.

Sin embargo, ante la repregunta, el hincha colombiano accede y pronuncia un nombre. El de su niño mimado, el de aquel que sigue un poco más que a los demás, el de al que le perdona los errores y le festeja los aciertos mucho más. En Cartagena esa hombre es James Rodríguez. Sí, esta vez el futbolista con más laureles y con más experiencia es también el más querido por todos. El Diez es el elegido del pueblo. Y vaya si se lo ganó.

“James es nuestro Messi”, afirma Víctor mientras camina por la zona de Boquilla. Ésa es la sensación generalizada. El futbolista nacido en Cúcuta es el distinto, el hombre capaz de todo, aquel del que todo se espera. En eso los medios tuvieron mucho que ver, porque desde antes del Sudamericano se lo señaló como la gran figura del equipo, incluso cuando no pudo disputar el torneo en Perú. En la Copa, James jugó y no defraudó, entonces la hinchada lo amó todavía más.

“A mí me gustan todos, pero James Rodríguez es el mejor. Juega bien y además es generoso”, dice un entendido hincha del Real Cartagena que está de compras por el barrio de Crespo. En la misma zona hay un grupo de niños jugando un mini partido y uno se relata a sí mismo como “James”. Sí, de grandes a chicos, toda Cartagena adora al mediocampista ofensivo del Porto.

Aunque parezca extraño, Rodríguez jugó sólo unos pocos partidos de manera profesional en su país. Luego pasó a Banfield de Argentina, donde su clase llegó a los primeros planos, y más tarde fue transferido a Porto de Portugal. Es decir, es la primera vez que los colombianos pueden ver en su tierra a uno de los mejores talentos nacidos allí en los últimos años. Eso también influye en esta especie de amor a primera vista. “Lo habíamos visto poco en realidad, pero ahora podemos disfrutarlo y sabemos que es un gran futbolista”, opina un taxista que vibra por el Junior de Barranquilla.

Ninguno de los convocados por Eduardo Lara nació ni en Cartagena ni en Barranquilla, por eso aquí no influyen los regionalismos, tan presentes en esta nación. En esta elección sólo tienen que ver el talento y el carisma. Por eso, el triunfo del creativo de Porto en esta mini encuesta realizada por ESPNdeportes.com en la ciudad heróica es legítimo y describe al menos un poco el sentimiento de los colombianos.

Aunque el amor por James es casi unánime, no es el único destinatario de ese afecto. El arquero Christian Bonilla es otro de los preferidos, sobre todos entre los niños que sueñan con ser como él. Luis Fernando Muriel, el delantero que se fue del Cali muy joven y hoy es pieza clave del combinado nacional es otro de los adorados: “Luis Fernando es mi ídolo, él es el mejor del Mundial”, se emociona Edoardo, un hombre de unos cincuenta años que dice que nunca volverá a ver a ningún jugador similar al Pibe Valderrama.

Y mientras algunos aún idolatran a cracks del pasado, muchos otros, jóvenes la mayoría, sólo piensan en el futuro. Mientras los grandes remomoran las hazañas del Pibe, los chicos sueñan con ver a James levantando la primera Copa del Mundo para una Selección Colombia. Hoy, la expectativa y la esperanza de una gran ciudad como Cartagena y de todo un país están en los pies del nuevo ídolo, James Rodríguez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.