El tortuoso camino de México – Noticias

Resulta difícil destacar muchos momentos positivos del tortuoso camino que ha seguido México hacia la Copa Mundial de la FIFA 2014™. Su campaña en el Hexagonal de la CONCACAF se recordará principalmente por los continuos y rápidos cambios de entrenador, el mal rendimiento que ha mostrado en su normalmente fiable estadio Azteca y el ambiente general de crisis que se respira en la concentración de la selección y en las gradas.

FIFA.com repasa la clasificación de México para su 15ª fase final de la Copa Mundial de la FIFA a través de algunos de los momentos más agónicos.

Problemas en casa

Normalmente, son los visitantes quienes sienten la presión en sus viajes al Azteca del D.F. mexicano. En esta competición preliminar, sin embargo, el estadio se convirtió en la sala de tortura del Tri. Algo ha fallado desde el primer partido: un empate a 0-0 con el farolillo rojo de la tabla, Jamaica, que bien podría haber terminado en derrota de no haber intervenido el guardameta Jesús Corona. La hinchada regresó con la esperanza de vivir momentos mejores en los últimos emparejamientos celebrados en el histórico recinto, sede de dos finales de la Copa Mundial de la FIFA, pero sólo se llevó nuevas decepciones. Los mexicanos se anotaron en casa sólo seis puntos (en una victoria contra Panamá y tres empates a 0-0) de los 11 que figuran en su casillero al cabo del Hexagonal.

El punto más bajo de sus tribulaciones se produjo en un día para el olvido, el 6 de septiembre de 2013. La derrota por 1-2 frente Honduras en el Azteca se convirtió en la segunda que recibía México en 78 partidos de clasificación disputados en la catedral del fútbol mexicano.

Estados Unidos al rescate

Y la gran ironía: México consiguió el pase a la repesca intercontinental contra Nueva Zelanda gracias a su rival más acérrimo: Estados Unidos. Con un par de goles in extremis en la capital de Panamá, los estadounidenses se impusieron al conjunto local y mantuvieron así vivas las esperanzas de los mexicanos en la última jornada del Hexagonal. Las exclamaciones de Christian Martinoli, el comentarista de TV Azteca, tras el pitido final pasarán a la historia de la CONCACAF. “We love you! We love you forever and ever! God Bless America!”, gritó en inglés el periodista mexicano, para arremeter a continuación contra los jugadores, que acababan de perder en Costa Rica su último partido.

La ironía de la situación no se le escapó a la Asociación Estadounidense de Fútbol, que publicó en Twitter poco después del pitido final esta simpática joya de agudeza y ocurrencia: #You’reWelcomeMexico (‘De nada, México’). Al día siguiente, los titulares que subrayaban el agradecimiento debido a Estados Unidos coparon los grandes periódicos mexicanos, e incluso uno de ellos se ilustraba con una foto manipulada de Chicharito, autor únicamente de dos goles en los diez partidos que jugó México en el Hexagonal, enarbolando la bandera de Estados Unidos.

Poco brillo de estrellas, una omisión obvia

Entre la negatividad general de la campaña, hubo quien vistió la camiseta verde con orgullo. Antes de que lo apartaran del equipo para el repechaje, junto con el resto de los jugadores afincados en Europa, Gio dos Santos exhibió, además de su habitual clase y finura con la pelota, la voluntad inquebrantable de trabajar con tesón por la causa. Jesús Corona, el guardameta mexicano que ganó la medalla de oro olímpica, también destacó con fuerza, así como Oribe Peralta, el delantero del Santos Laguna, quien marcó tres goles en sus últimos seis partidos. El momento más inspirador, no obstante, lo protagonizó Raúl Jiménez en los últimos minutos de la solitaria victoria en casa sobre Panamá. Su chilena sentenció el único triunfo de México en el Azteca durante el Hexagonal, y la respuesta del público exultante resonó con ecos de épocas mejores. Sin aquel gol, México no iría ahora a Brasil.

Un jugador brilló por su ausencia: Carlos Vela. El delantero atraviesa actualmente un momento de forma excelente con su club español, la Real Sociedad, pero sus desavenencias con el seleccionador anterior lo mantienen alejado del fútbol internacional. Es un problema que los mexicanos necesitan resolver, de una u otra forma, en sus planes de futuro.

Carrusel de entrenadores

Cuando la presión aprieta, se buscan culpables… y los entrenadores se caen del cargo. El baile de seleccionadores durante el Hexagonal de clasificación se convirtió en un indicador importante de los problemas sistémicos de México. José Manuel “Chepo” de la Torre fue destituido tras la afrenta de la derrota en casa a manos de Honduras. Su ayudante y sucesor, José Luis Tena, duró solamente un partido. Lo sustituyó Víctor Manuel Vucetich. “Lo que me importa es México, México, México”, dijo el hombre al que llaman “Rey Midas” por su larga lista de éxitos en el fútbol de clubes. Lamentablemente para Vucetich, la asociación de fútbol del país no compartía su grado de compromiso. Lo despidieron dos partidos después. “Cuatro seleccionadores en un mes lo dice todo”, declaró un frustrado Dos Santos desde España. “Al equipo le falta estilo y una idea de lo que tiene que hacer sobre el terreno de juego”.

vía El tortuoso camino de México – FIFA.com.

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.