La marca del Tigre : Europa League

En un fútbol hipnotizado por las marcas impactantes de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, existe otro goleador con números para el asombro. Hablamos de Radamel Falcao, el colombiano del Atlético de Madrid que, con 26 años, ha agigantado su mito en el Viejo Continente con dos tantos y una actuación para el recuerdo en la final de la Europa League frente al Athletic de Bilbao.

El oriundo de Santa Marta, que había marcado el gol decisivo para el FC Porto ante el Sporting Braga en la final del año pasado, no sólo colaboró para que el conjunto colchonero festejara su segundo título en tres años, sino que repitió el premio al máximo artillero con 12 flamantes conquistas.

“Radamel hizo un partido extraordinario, fuera de clase. Él nos encaminó a la victoria. Le pedí en la previa que se olvidara de sus pergaminos anteriores y vaya si lo hizo, será difícil retenerlo la próxima temporada”, reconoció Diego Simeone con el 3-0 consumado. “Lleva el gol en la sangre, vino al Atlético a hacerlo aún más grande”, redobló la apuesta Juanfran. Sin embargo, en contraposición a sus compañeros, el goleador recurrió a su habitual humildad para expresar sus sensaciones: “No cualquier jugador logra todo esto, no puedo más que estar muy feliz y dedicárselo a Dios, a mi familia, mi madre, mi hermana y todos los aficionados del Atlético de Madrid”.

La noche perfecta del colombiano comenzó a escribirse a los 6 minutos de partido cuando, tras recibir una habilitación de Diego por el sector derecho, despachó un zurdazo cruzado y milimétrico al ángulo superior derecho de Iraizoz. Muchos quedaron sorprendidos ante semejante resolución, pero el show continuó veintiocho minutos más tarde cuando, previo enganche en el área chica, desparramó a la defensa para definir arriba… nuevamente con su pierna menos hábil. “No sé qué decir en estos momentos, hice ambos con la izquierda. La derecha sólo ha servido de apoyo”, se limitó a resumir entre risas.

Abonado al gol

“El Madrid tiene a Cristiano, el Barça a Messi y nosotros a Falcao”, afirmaba Simeone a la prensa hace apenas tres semanas luego de que el Atlético de Madrid superara al Rayo Vallecano por la Liga BBVA con un tanto del colombiano. Y el estratega, que celebra ahora su primer título europeo en el banquillo, sabía bien a lo que se refería: bajo su mando, el Tigre había crecido como goleador en el River Plate campeón del Torneo Clausura argentino 2008 -marcó 6 tantos-. Era sólo el preámbulo de una carrera emparentada con la red.

Tras ser transferido al Porto, Falcao sólo logró mejorar con el correr de los partidos: celebró 34 goles en la temporada 2009/2010 y 39 en la 2010/2011, incluyendo los 17 que le valieron el record en la Europa League. Eso antes de pasar al Atlético de Madrid, al que le aportó 23 de sus 52 goles que lleva en la Liga para, a falta de una jornada, ubicarse tercero por detrás de Messi y Ronaldo. En lo que a Europa respecta, en cambio, apenas es superado por los 14 del argentino e igualado por Mario Gómez en la Liga de Campeones.

“Cuando llegué al Atlético ya lo había dicho, quería llegar a Bucarest y ganar la final. Estoy muy contento, no muchos jugadores lo logran”, repitió con los brazos en alto, el trofeo en sus manos y la bandera de su país colgada en los hombros. Esa Colombia que sueñan con disfrutar de los festejos del Tigre en las eliminatorias para la Copa Mundial de la FIFA 2014. Pero habrá tiempo para eso. Hoy los ojos de Falcao están en Europa, que vuelven a rendirse a sus pies. Y a sus goles.

vía FIFA.com – La marca del Tigre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.