El Mundial de Qatar, recién iniciado, ha confirmado el buen diagnóstico de la estructura deportiva del Real Madrid en lo que a Jude Bellingham se refiere. El medio de Inglaterra ha trasladado a Oriente Medio el brillo que desprende su trayectoria con el Borussia Dortmund en lo que va de campaña 22-23 a nivel de clubes. El anotado el lunes pasado a la República Islámica de Irán fue su décimo gol del curso, sumado a los nueve que ha anotado con el club del Signal Iduna Park. Una producción ofensiva incomparable en la hoja de servicios de un futbolista que también sabe trabajar en la recuperación, lo que, a sus 19 años, le convierte en una de las piezas más codiciadas del mercado europeo y mundial.

Gol de Bellingham (1-0) en el Inglaterra 6-2 Irán

El Madrid tuvo claro desde el principio que Bellingham era la pieza que faltaba para completar la transición dulce desde la histórica medular formada por Casemiro, Kroos y Modric a la que ya han empezado a dibujar Fede Valverde, Eduardo Camavinga y Aurélien Tchouaméni. Pero el club blanco no está sólo en la pelea. El Liverpool se perfila como el gran rival de la entidad que preside Florentino Pérez en la pelea por lograr el fichaje del internacional inglés. El club de Anfield aún no ha pasado página del caso Tchouaméni, en el que el Madrid se le adelantó por la mano. Por eso, Jurgen Klopp presiona para que la entidad red ponga toda la carne en el asador para lograr el fichaje del futbolista nacido en Stourbridge en 2003. Pero hay más. También el City quiere apuntarse al pulso por Bellingham, que trabó una buena amistad con Erling Haaland durante su etapa en Dortmund. Una baza que el club citizen quiere aprovechar para asentar una posición de fuerza en las negociaciones.

El Borussia, resignado

Lo que parece evidente es que, a estas alturas, el Dortmund parece resignado a perder a otra estrella en ciernes, como le ocurrió en el caso del noruego, que en verano emigró al Etihad. El CEO del club alemán, Hans-Joachim Watzke, anticipa novedades sobre el futuro de su futbolista muy pronto, tras la disputa del Mundial de Qatar. “Creo que tan pronto como el Mundial termine tendremos una discusión general sobre lo que realmente quiere. Con él, con sus padres, con los que tenemos una relación muy estrecha. Y, por supuesto, con su asesor”, dijo Watzke en Bild poco antes del inicio del torneo qatarí.

“El jugador debe decirnos si quiere quedarse o si quiere irse. En ambos casos, tendremos una discusión muy agradable y razonable. Pero no podemos fingir que el tema no está sobre la mesa. Si los clubes realmente grandes están involucrados, entonces no podemos permitirnos el lujo de tener una plantearnos una pelea financiera“. añadió el ejecutivo del club germano, que suele afrontar este tipo de situaciones con tremendo pragmatismo. Sucedió con Ousmane Dembéle, por el que los alemanes lograron un traspaso récord (140 millones de euros) o en el de Haaland, que salió por un precio más razonable en virtud de un acuerdo previo entre el club y el noruego.

El precio justo

A día de hoy, quizá la gran cuestión sea determinar el precio de salida de Bellinhgam. Con contrato hasta 2025, parece evidente que su etapa en Westfalia no se alargará más allá del verano de 2023. En su contrato no hay cláusula de rescisión, aunque el Dortmund intentó blindarle con una de 150 millones de euros. El futbolista no ha firmado ese nuevo precio de salida, que en cualquier caso no bajará de los 100 millones de euros. Eso antes de Qatar y el fuerte interés de la Premier, que pueden elevar la operación por encima de esa cifra…

Visit source site

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.